El Partido Pirata de Islandia, fundado el 24 de noviembre de 2012 por Birgitta Jónsdóttir y otros prominentes activistas digitales como Smári McCarthy, ha revolucionado el panorama político de este país gracias a sus acciones de protesta, así como por sus revolucionarios principios y propuestas de gobierno.

El Partido Pirata de Islandia aboga por la libertad de expresión, la neutralidad en la red y la democracia directa. Una democracia basada en la implicación directa de los ciudadanos que votan en asamblea y toman decisiones.

El auge tras las protestas por el escándalo de los “Panama Papers”

Tras la mayor filtración periodística de todos los tiempos en la que se revelaron datos escandalosos en los llamados “Papeles de Panamá“, el Partido Pirata salió a la calle para protestar por la vinculación del héroe centrista Sigmundur David Gunnlaugsson con una firma “offshore” de su esposa.

En 2016, según la documentación publicada en los “Papeles de Panamá”, fue innegable la vinculación del primer ministro y su esposa con una empresa en un paraíso fiscal.

Los “Papeles de Panamá”, obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, muestran que Gunnlaugsson y su esposa, Sigurlaug Pálsdóttir, eran dueños de una sociedad de Islas Vírgenes Británicas llamada “Wintris“, con casi cuatro millones de dólares en bonos en los tres principales bancos islandeses que se hundieron en la crisis de 2008.

Miles de personas se reunieron frente al Parlamento de Reikiavik para protestar por este hecho. Aunque en un principio el implicado en este escándalo de corrupción declaró que continuaría gobernando, gracias a las declaraciones del Partido Pirata, en las que le acusaban de arruinar la credibilidad del país, no tuvo más remedio que dimitir.

Cómo funcionan los Piratas

Lo cierto es que no se trata del único partido pirata que existe. Ni mucho menos. Todo comenzó en Suecia en 2006 gracias a Rickard Falvinge que fundó el “Piratpartiet” o “Piratbyrån” (Oficina Pirata).

En muchos países europeos, incluyendo España, existe un “Partido Pirata”. Su ideología y forma de gobierno son similares. El éxito de unos y otros no tanto. Este artículo se centra en el de Islandia por ser el que ha obtenido más votos en tiempo de elecciones y es el más influencia tiene en el gobierno de un país europeo.

El término pirata está asociado a delincuencia y mal comportamiento. Uno se imagina esas películas donde perversos piratas surcan los mares en busca de otros navíos que saquear. Tampoco es una palabra con connotaciones positivas si hablamos de las formas y aspecto de los mismos.

No obstante, lo que no solemos conocer es que el funcionamiento de los barcos de bandera negra se regía por estrictos códigos de conducta. Su gobierno interno funcionaba como pequeñas democracias, en una época en la que grandes monarquías gobernaban el mundo.

Además los principios democráticos no eran precisamente populares. Sin embargo desde el siglo XVII existe conocimiento histórico de estos pocos demócratas. Los capitanes de los barcos piratas y los primeros oficiales eran elegidos por la tripulación, basándose en qué pirata era mejor estratega, valeroso o inspiraba más confianza.

Actualidad

En la actualidad existen múltiples partidos pirata que cada vez tienen mayor apoyo ciudadano. Con el panorama actual y la situación política mundial que vivimos será muy interesante ver cómo evolucionan. El “Piratar” islandés cuenta con 10 de 63 escaños en el Alþingi y 1 de 45 concejales a 2016.

Hoy, según los medios del país la intención de voto en Islandia es de un 50% para el Partido Pirata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Mira además

Whitehat crea software para luchar contra callcenters de estafadores

El IRS que significa en español “Servicio de Impuestos Internos” es un servicio estadounid…