Las publicaciones científicas son esenciales para los investigadores de las diferentes ramas para sus trabajos, al poder obtener información relevante para avanzar en su proyecto. No es nada fuera de lo normal que un investigador necesite acceso a documentos de este tipo para poder llevar a buen término un proyecto final de carrera. El problema es su precio. Elbakyan se topó con este problema y le encontró una solución.

Nature, por ejemplo, cobra 4 Euros por documento en concepto de alquiler, 30 Euros para obtenerlo o una suscripción anual de 200 Euros.

Alexandra Elbakyan – El gran cerebro

Esta mujer de nacionalidad kazaja nacida en 1988, estuvo siempre fascinada con los antiguos libros científicos soviéticos en los que se explicaba de forma científica hechos atribuidos a la magia o a los dioses. También leía abundantes libros sobre dinosaurios y la evolución humana.

Después estudiaría informática, especializándose en seguridad de la información en la Universidad Técnica Nacional Kazaja en Almaty, Kazajistán. Durante el último año de su carrera trabajó en un sistema de seguridad que permitiera reconocer a las personas identificando los patrones de sus ondas cerebrales. Tras graduarse, descubrió su buena aptitud para el Hacking, algo que le resultó más interesante que la programación.

…unlike higher programming languages that are created by people and are volatile,” making and breaking computer security systems requires a deeper knowledge of mathematics and the primitive “assembly language” that computers use to move information.

Después en 2009 trabajando como experta en seguridad informática en Moscú durante un año, ganó el dinero suficiente para cumplir su objetivo de ir a la universidad alemana de Freiburg para realizar estudios de neurología. Allí también mostró su interés por la corriente del transhumanismo y otros temas complejos.

En 2011 como Elbakyan tenía los conocimientos técnicos necesarios en ciencias informáticas y buenos contactos de gente a favor del conocimiento libre, desarrolló una solución a los PayWalls y supo llevarla a buen término: SciHub.ORG

Journal paywalls are an example of something that works in the reverse direction, making communication less open and efficient.

La revista Nature que también posee los derechos de autor de numerosas publicaciones científicas, incluyó a Elbakyan entre las personas notables de 2016 en el área científica. Un gesto con el que reconocieron los conocimientos de esta mujer y el mérito del proyecto Sci-Hub.

Sci-Hub – La información quiere ser libre

En la universidad de económicas de Moscú, hay un servidor con 13 discos duros que alojan 64 millones de documentos académicos disponibles gratuitamente para cualquiera que los necesite. Son los contenidos que sirve SciHub. Allí están al menos 4 estudiantes controlándolo.

El funcionamiento de la web es sencillo en apariencia. Alguien busca un documento en SciHub, si el documento está disponible en sus servidores se puede descargar directamente. Si no está disponible en los servidores de la web, se utilizan contraseñas conocidas para acceder al catálogo correspondiente, descargar el documento, añadirlo a la base de datos de SciHub y ofrecer su descarga.

Las contraseñas que usa SciHub para acceder a los documentos que aún no tiene almacenados se obtuvieron de gente afín a la causa. También ha recibido contraseñas que podrían haber sido obtenidas mediante “phising”, según reconoce Elbakyan. Ella no ha empleado esta técnica, pero cree que algunas contraseñas que le han entregado podrían haber sido obtenidas de esta forma.

Elsevier – En contra de la investigación científica libre y para todos

Elsevier presentó ante un juzgado de Nueva York, un centenar de artículos científicos, a los que se podía acceder gratuitamente a través de Sci-Hub, para denunciar que la plataforma vulneraba sus derechos de propiedad intelectual.

Al mismo tiempo buscaron , sin éxito, intimidar a Alexandra mandádole un email: “YOU HAVE BEEN SUED.” que se traduciría como: “USTED HA SIDO DEMANDADO”.

La justicia le dio la razón a la editorial, condenando a Sci-Hub y a “Library Genesis” (LibGen), que viene haciendo la misma labor desde hace años, a indemnizarla con 15 millones de dólares. Después de la condena se hizo público un manifiesto a favor del conocimiento libre y Sci-Hub que permanece online.

Lo cierto es que Elsevier vive en la riqueza a costa de las publicaciones científicas, pero además no les avergüenza solicitar 31,50 dólares por cada publicación que se consulta o aplicar subidas de precio a las propias universidades del 30% a lo largo de 5 años.

Ya no son sólo los estudiantes, las universidades también son víctima de esta situación, ya que Elsevier, les ha ido subiendo hasta un 50% el precio. Esto ha causado que algunas de ellas se niegen en redondo a pagar sus precios abusivos, como en el caso de la universidad de Konstanz en Alemania.

Algo muy importante para todos

Lo cierto es que como has podido comprobar, está en juego mucho más que Sci-Hub. Se ha creado un debate sobre un problema que hay que resolver.

Elsevier sólo piensa en ganar dinero, aún sabiendo que, de esta manera sólo consigue asfixiar y paralizar una fuente de información invaluable para la investigación y la evolución humanas. La cura de enfermedades, nuevos tratamientos, nuevos descubrimientos que nos hagan comprendernos mejor o comprender dónde estamos, por qué o cómo.

Son tan sólo unos pequeños ejemplos de lo malvada que puede ser la tiranía de ciertas editoriales que pretenden acaparar información e impedir que fluya libremente por Internet, ganando dinero a costa del trabajo de otros. Tristemente, poco se puede hacer salvo resistir, mientras haya jueces que den la razón a sanguijuelas millonarias como ACS, Brill, Elsevier, Wiley o Wolters Kluwer.

Cómo acceder al Sci-Hub a pesar de todo

“El Pirate Bay de la ciencia” de Elbakyan perdió su nombre de dominio original, SciHub.ORG, desde la sentencia judicial. Desde entonces se han ido sucediendo las alternativas. Recientemente, la justicia ha ordenado cerrar 2 direcciones URL más. Sin embargo aún quedan muchos más direccionamientos a Sci-Hub:

  • sci-hub.tw
  • sci-hub.hk
  • sci-hub.wang
  • sci-hub.cn

Y aunque aún hay más. En última instancia siempre se puede acceder al portal a través de la red de anonimato TOR. Simplemente hay que utilizar un navegador web especial para navegar por sitios TOR (.onion). El conocido “Tor Browser”. Basta con pulsar este enlace directo a la web del proyecto y descargarlo.

Tras de la trivial instalación del “Tor Browser”, sólo nos quedaría ir a la dirección: scihub22266oqcxt.onion. Nuestro acceso será totalmente anónimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *