Inicio Ecologismo Greta Thunberg: Un grito desesperado

Greta Thunberg: Un grito desesperado

5 minuto leer
0
0
147
Greta Thunberg: Un grito desesperado 2

En mayo de 2018 Greta Thunberg, una adolescente sueca de 15 años gana un concurso de redacciones sobre medio ambiente organizado por Svenska Dagbladet, un periódico sueco. A raíz de esto, se pone en contacto con ella Bo Thorén de la Asociación Fossil Free Dalsland.

Tras unas conversaciones con el activista, Greta Thunberg, comienza a faltar a clase los viernes, para ir frente al parlamento armada con una pancarta, para protestar por la falta de interés en hacer algo para solventar el problema del cambio climático, el problema de un planeta en crisis.

Su primera huelga fue el 20 de Agosto de 2018 y fue publicada en Twitter e Instagram. Ingmar Rentzhog, un empresario sueco y activista del cambio climático fue uno de los primeros en percatarse de Greta Thunberg y le hizo unas fotos para publicar en Facebook. Así se hizo viral la historia de Greta.

Greta quiere que se tomen medidas reales y urgentes para parar el desastre natural que supone el cambio climático. Los datos científicos a los que hace referencia, están ahí. Ella no se dirige a los políticos porque cree que su actitud inmóvil no cambiará. A pensar de que ella piensa que se trata de algo urgente e importante.

Greta Thunberg: Un grito desesperado 3

Sus ideas más repetidas

  • Que el cambio climático sea tratado como una verdadera crisis, haciendo hincapié en los medios de comunicación (instrumentos de concienciación). Es por ello que utiliza la frase: «Nuestra casa está ardiendo».
  • Que se cumpla el acuerdo de París, según el cual, los países ricos, tienen que reducir sus emisiones para que otros países en vías de desarrollo puedan crear infraestructuras indispensables.
  • No es un llamamiento a los políticos y líderes mundiales para que adopten medidas en esa dirección. Es un llamamiento al pueblo para que se movilice.

Críticas a Greta Thunberg

Desde que Greta se hizo notar y comenzó a movilizar a un ejército de jóvenes por la urgencia de tomar medidas efectivas contra el cambio climático, no ha parado de recibir absurdas críticas, que nos hacen pensar si el activismo cree en Greta Thunberg.

El lenguaje directo y sencillo de Greta ha calado entre los más jóvenes. Por esto mismo molesta tanto a sus detractores. Por la velocidad con que su mensaje se expande.

Algunas de ellas son estas:

  • Intereses políticos y económicos.
  • Ha sido acusada de ser parte del capitalismo verde.
  • Dicen que es un instrumento de Ingmar Rentzhog, quien tomó la famosa foto de Greta con su pancarta al comienzo de su protesta en solitario.
  • Se critica su cercanía a marcas como Vogue o BMW.
  • Muestran dudas por la cercanía de su familia al mundo del espectáculo.
  • Preguntan por su condición médica.
  • Su fuerte discurso en la ONU generó más preguntas.

«Hemos empezado a limpiar su desastre y no pararemos hasta que hayamos acabado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Más allá de la COP25

Desde que Greta Thunberg bajara del tren el viernes 6 de diciembre en Madrid, su presencia…